Quinta Generación (5G) para Cali y sus accesos es una oportunidad excepcional

 


El gobierno nacional, a través de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), anuncio recientemente la puesta en marcha del ambicioso proyecto de los nuevos proyectos de infraestructura conocidos como Quinta Generación de Concesiones. Se estima serán invertidos aproximadamente $ 50 billones en sus dos etapas.

 

La diferencia con los proyectos anteriores radica como eje fundamental la sostenibilidad económica, social, financiera, institucional y ambiental de los proyectos que serán concesionados. Además de obras de infraestructura vial también se incluyen proyectos aeroportuarios, ferroviarios y fluviales.

 

Para el Valle del Cauca se prevén tres grandes proyectos viales de ejecución inmediata. El primero, y el mas avanzado en su estructuración, con proceso licitatorio abierto y posible adjudicación en dos meses, es el denominado Accesos Cali-Palmira. Tres firmas españolas, una austriaca, una brasilera y tres colombianas, entre ellas ISA-ECOPETROL están licitando el proyecto. El segundo en el cronograma, será concluir tramos de la vía Buga-Loboguerrero-Buenaventura. Y el tercero corresponde a la modernización del Aeropuerto de Buenaventura y fortalecimiento del aeropuerto de Palmaseca.

 

La importancia de estos proyectos radica en el impulso el gobierno central esta dando a la reactivación económica post-pandemia. En hora buena el Valle del Cauca se beneficiará directamente de ellos. 

 

Aunque el nombre Cali-Palmira puede inducir a limitar el alcance de la primera obra de quinta generación, este proyecto irriga regionalmente la conectividad de Cali con sus poblaciones vecinas de Jamundí, Candelaria, Palmira, Villa Rica y Santander de Quilichao.

 

La continuidad de la Avenida Ciudad de Cali, desde la vía a Puerto Tejada hasta Jamundí descongestionará la actual Panamericana, beneficiando la zona de expansión del sur de Cali y los desarrollos urbanísticos de la población dormitorio al oriente de Jamundí, llegando a la Y de Villa Rica conectando con la actual doble calzada hasta Santander de Quilichao.

 

La concesión también incluye corredores conectores desde Villa Rica, pasando por Candelaria y empatando en Palmira con la actual red vial del Valle del Cauca, la mas moderna y completa del territorio nacional.

 

Seis meses después de haberse posesionado el gobierno Duque, se dio por terminada la concesión vial del Valle retornando la infraestructura a la ANI. En consecuencia, hace dos años se alzaron las consabidas voces de protestas gremiales, mediáticas y dirigencia, señalando de ineficiente e indolente al recién instalado gobierno. Curiosamente esas mismas voces, profetizando ineficiencia y abandono estatal, en esta ocasión guardan silencio ante la relevancia e importancia regional del anuncio de apertura licitatorio. 

 

Los árboles no dejan ver el bosque” dice la sabia frase.

 

La descongestión del trafico del sur al norte y centro del país aliviará Cali, al no tener que entrar y pasar por la ciudad. La zona industrial del norte del Cauca tendrá la conectividad requerida hacia los mercados de consumo, internos y externos, empatando con la vía Buga-Loboguerrero-Buenaventura, conectando eficientemente con el nodo portuario. La dimensión del conjunto de proyectos favorecerá con excepcional conectividad la región nacional e internacionalmente.

 

Es el momento de promocionar activamente la región convirtiéndola en polo de desarrollo continental, encajando dentro de las proyecciones del concepto de “nearshoring”, o sea estar mas cerca al enorme potencial de mercado norteamericano. En los últimos años, la guerra comercial con China ha generado posibilidad de traslado de actividades fabriles de Asia, buscando ubicaciones mas cercanas los mercados de consumo.

 

https://guillermoulloatenorio.blogspot.com/2020/07/momento-historico-de-proyectar-la.html

 

Aunque algunos no lo quieran reconocer, el gobierno Duque esta cumpliendo con la región.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

SOLIDARIDAD

La (r)evolución de la Revista Semana

La ciudad se le salió de las manos a Ospina